Saltar al contenido

Observatorio del Volcán de Fuego

El proyecto Observatorio del Volcán de Fuego (OVF) integra elementos científicos y tecnológicos de vanguardia para ofrecer un apoyo crítico y efectivo a población con alta exposición a la amenaza volcánica, así como aquella población con alta vulnerabilidad sistémica ubicada en el área de influencia del complejo volcánico Fuego-Acatenango. Este observatorio se centra en proteger la vida y medios de vida de la población ubicada en el área de influencia del complejo volcánico.

El Observatorio del Volcán de Fuego, complementa esfuerzos institucionales de INSIVUMEH, CONRED y otras entidades técnicas. Es la única entidad que cuenta con experiencia y capacidades para el establecimiento y seguimiento de mediano y largo plazo de una estación multi-amenazas ubicada en alta montaña (a más de 3,500 msnm en Volván de Acatenango). Además, facilita la generación de herramientas informáticas y formación de capacidades especializadas de población expuesta y entidades de apoyo.

a) Conocimiento del riesgo: Para conocer el nivel de riesgo de una comunidad, es decir, la probabilidad de ocurrencia y efectos de un evento dañino (erupción volcánica, lahares, etc), es necesario conocer la interacción entre la amenaza volcánica y la vulnerabilidad socioambiental. Es decir, el grado de susceptibilidad de la sociedad y el ambiente a ser perturbados negativa y severamente por determinada amenaza. En tal sentido se hace necesario contar un estadísticas geológicas, climáticas e hidrológicas exhaustivas, así como el análisis y modelos preliminares respecto a efectos e impactos negativos derivados de la ocurrencia de las amenazas vulcanológicas. 

c) Análisis de información, determinación de niveles de alerta, visualización y comunicación: Basados en el conocimiento del riesgo a desastres, especialmente de los insumos matemáticos sobre amenazas priorizadas, y con el apoyo de medios informáticos; se construye un subsistema de análisis y modelación de la información climática, hidrológica y de dinámica territorial de ecosistemas forestales.
A partir de lo anterior se desarrollan y perfeccionan continuamente plataformas informáticas de visualización y difusión de información geoespacial y las alertas correspondientes. Lo anterior se realiza especialmente para apoyar la toma de decisiones por parte de

d) Conocimiento del riesgo: Este último componente se basa en el desarrollo de un plan de formación de capacidades de actores clave, así como la implementación de una estrategia de acompañamiento previo, durante y posterior a las emergencias y eventos de riesgo. 

b) Sistema de monitoreo e integración de variables e indicadores biofísicos priorizados;

  • Subsistema de estaciones vulcanológicas y climáticas.

Es necesario contar con sensores instalados en sitios estratégicos. Es importante mencionar que existe un sistema conducido por el Instituto de sismología, vulcanología, meteorología e hidrología (INSIVUMEH), el cual cuenta con diversidad de sensores ubicados en la parte baja del complejo volcánico. A continuación, se enumeran sensores complementarios que se consideran críticos para el monitoreo de la parte alta del complejo volcánico (arriba de 3,500 msnm), el cual se considera fundamental para el monitoreo óptimo del Volcán de Fuego: 

  • variables vulcanológicas atmosféricas: infrasonido, sonido audible, espectrofotómetro y densidad lumínica.
  • variables vulcanológicas geológicas: sensor óptico de temperatura, sismógrafo,
  • variables climáticas atmosféricas: temperatura, humedad relativa, presión barométrica, dirección y velocidad del viento; radiación solar, entre otros; y,
  • variables edáficas: humedad y temperatura a diferentes profundidades.
  • variables hidrológicas: niveles de ríos y, deseablemente, parámetros de calidad hídrica.

 

  • Subsistema de monitoreo geoespacial.  

Es necesario desarrollar un sistema de monitoreo geoespacial, tanto a nivel local, con pequeños vehículos no tripulados (drones), como a nivel regional, con la implementación de un radar climatológico.

Además, por medio de un subsistema de uso y análisis de productos e imágenes satelitales, por ejemplo, imágenes GOES, Landsat, etc. se integra información y modelos climáticos y vulcanológicos disponibles.

Toda la información anterior se integra y almacena adecuadamente en bases de datos especialmente diseñadas para su utilización posterior, por ejemplo, en el apoyo a INSIVUMEH en la generación de aplicaciones y modelos biofísicos útiles para la generación herramientas de comunicación de actualización de actividad volcánica. Esto requiere una capacidad importante de almacenamiento de datos y recursos informáticos de procesamiento de información digital.