Saltar al contenido

Sistema de alerta temprana y monitoreo climático, hidrológico y de ecosistemas terrestres en la Reserva de Biosfera Sierra de las Minas

El proyecto Sistema de alerta temprana y monitoreo climático, hidrológico y de ecosistemas terrestres se enfoca en la generación de alertas tempranas (centradas en personas y ecosistemas) a desastres hidroclimáticos, tal como incendios forestales, sequías y eventos extremos de precipitación, y la detección de deforestación en tiempo cuasi real, en la Sierra de las Minas y su área de influencia.

Este sistema consiste, principalmente, en la integración de actores relevantes a nivel comunitario e institucional, así como elementos científicos y tecnológicos para proteger la vida y medios de vida de las personas, así como el patrimonio natural de la Reserva de la Biosfera Sierra de las Minas y su área de influencia. En tal sentido la operación de este sistema de monitoreo está centrado en personas y ecosistemas naturales y agrícolas.

Basados en el mejor conocimiento científico y aplicaciones de tecnología de vanguardia se conforma el sistema de monitoreo bajo un enfoque metodológico de gestión de riesgo a desastres. Dicho enfoque incluye cuatro componentes, a saber:
  1. Conocimiento del riesgo: De acuerdo a nuestro marco metodológico, en términos muy simples, el riesgo se define como la probabilidad de ocurrencia y sus efectos de un evento dañino (a la población o biodiversidad). El nivel de riesgo a desastres hidroclimáticos se determina analizando la interacción entre amenaza (probabilidad de ocurrencia de un fenómeno biofísico, tal como sequía, evento extremo de precipitación, etc.) y vulnerabilidad socioambiental, es decir, el grado de susceptibilidad de los sistemas sociales y naturales de interés. En tal sentido, para el análisis de la amenaza y la capacidad predictiva de su ocurrencia, es imprescindible integrar y analizar estadísticas climáticas e hidrológicas históricas. Asimismo, es necesario documentar y generar modelos respecto a efectos e impactos derivados de la ocurrencia de las amenazas biofísicas y su interacción con poblados y sistemas ambientales. Derivado de esto se determinan los poblados y ecosistemas con mayor exposición, así como indicadores biofísicos y niveles de alerta temprana.
  2. Sistema de monitoreo e integración de variables e indicadores biofísicos priorizados:
    • Subsistema de estaciones climáticas e hidrológicas de campo. Es necesario contar con sensores instalados en campo, los cuales se integran en estaciones climáticas e hidrológicas y monitorean las variables atmosféricas, edáficas y de cuerpos de agua.
      • variables atmosféricas: precipitación, temperatura, humedad relativa, presión barométrica, dirección y velocidad del viento; radiación solar, entre otros; y,
      • variables edáficas: humedad y temperatura a diferentes profundidades.
      • variables hidrológicas: niveles de ríos y, deseablemente, parámetros de calidad hídrica.
    • Subsistema de monitoreo geoespacial. Es necesario desarrollar un sistema de monitoreo geoespacial, tanto a nivel local, con pequeños vehículos no tripulados (drones), como a nivel regional, con la implementación de un radar climatológico. Además, por medio de un subsistema de uso y análisis de productos e imágenes satelitales, por ejemplo, imágenes GOES, Landsat, etc. se integra información y modelos climáticos disponibles. Toda la información anterior se integra y almacena adecuadamente en bases de datos especialmente diseñadas para su utilización posterior, por ejemplo, la generación de aplicaciones y modelos biofísicos útiles para la generación de alertas tempranas. Esto requiere una capacidad importante de almacenamiento de datos y recursos informáticos de procesamiento de información digital.
  3. Análisis de información, determinación de niveles de alerta, visualización y comunicación: Basados en el conocimiento del riesgo a desastres, especialmente de los insumos matemáticos sobre amenazas priorizadas, y con el apoyo de medios informáticos; se construye un subsistema de análisis y modelación de la información climática, hidrológica y de dinámica territorial de ecosistemas forestales. A partir de lo anterior se desarrollan y perfeccionan continuamente plataformas informáticas de visualización y difusión de información geoespacial y las alertas correspondientes. – Preparación y acompañamiento a población y entidades de apoyo. Este último componente se basa en el desarrollo de un plan de formación de capacidades de actores clave, así como la implementación de una estrategia de acompañamiento previo, durante y posterior a las emergencias y eventos de riesgo.